ON DATING

7:10 PM Roberta W. P. F 0 Comments


Me he tardado la VI-DA en juntar el valor que necesito para escribir de esto.
Simple y sencillamente porque el mundo de las citas (no sé cómo llamarlo sin que suene ñoño) se me hace lo más complicado del mundo.
Podrá ser, porque como dice Simon Senek, somos una generación que gracias a la adicción a la tecnología es completamente inútil y no cuenta con las capacidades para entablar relaciones.                     Es quizá los factores egocéntricos y hedonistas (que busca placer inmediato) que predominan en nuestro ADN “Millennial”…

"SERÁ EL SERENO"

Como decía mi abuela.

Pero la verdad es que es muy difícil y la mayoría se encuentra insatisfecho con las oportunidades que tiene, o sus habilidades para construir relaciones amorosas.                                                          Basta pasearse un rato por el feed de Facebook para que aparezcan infinitos memes haciendo alusión a esto. Si eres como yo, igual y tú y tus amigas se etiquetan mutuamente para reírse un rato de su desgraciada…. (So sad, I know)
Nunca había sentido tanto todo este “relationship drama” hasta que entré a la Universidad.
Bueno no, obviamente tenía a la amiga que tenía mil novios en la primaria, pero yo dejé eso después de casarme en un recreo y divorciarme vía papelito volador en la clase siguiente.
Él solo hablaba de futbol y yo quería ser una de princesa.
Jamás habría funcionado, yo necesitaba un príncipe.

WAIT…. DO I?
DO WE REALLY?

Este es el núcleo del asunto ¿no?
Estas en una edad en la que los niños te dan asco, y a ellos se les revuelve el estómago de solo pensar en tocar tu mano, pero Disney te enseña que tarde o temprano vas a tener que hacerlo, ¿no?
Niños, ustedes necesitan una princesa a quién salvar y nosotras un príncipe, alto, tonificado y muy guapo que nos baje el cielo y las estrellas ¿no?

*De pronto, en algún cuarto de tele no muy lejano se ve en la pantalla que el príncipe llega a la torre y le da un beso a Aurora*

“EWWWWWWWWWWW”

Hahahah
Si, eww…. Toda esa información te la van grabando desde chiquito en el cerebro aunque te de una repulsión sobrehumana.

Sin embargo un día despiertas y PUM… Te gusta alguien.

LLEGA LA PRIMAVERA

La primera vez que me gustó alguien en serio estaba en segundo de secundaria.Yo, era parte de un grupito en el que estaba él. 
Raro e incomprendido, un don juan, el BAD BOY que regularmente ponía a prueba todas las curiosidades que le susurraban las hormonas al oído con cualquier niña que se dejara.

PARENTESIS

¿Qué risa, no? 
La sociedad machista te enseña desde el día uno, que una mujer no puede disfrutar de su sexualidad de la misma forma que un hombre. Te obliga a verlo mal aunque no lo sea. 

Pero bueno, yo no era de ese grupo de chicas, y eso era lo que lo hacía especial. Yo era su AMIGA, o al menos así lo creí. 
El Bad Boy no me trataba como trataba a otras. 
Me llevaba flores en San Valentín, en mi cumpleaños y me contaba sus secretos.
No sé qué información tenemos amarrada al ADN todas las mujeres, que tenemos un soft spot por los hombres que son así:
Muy tóxicos por un lado, pero “sensibles” por otro.
Claro que eso le duró poco. Un día en una fiesta, ya tomado y después de haberse besuqueado con la mitad de las presentes, me fue a buscar y trató de hacer lo mismo. Se me cayó el corazón a los pies. No era más que otra conquista, no había línea que no fuera a cruzar. Pero que creen, que después de eso… Me dejo de hablar.

Decir no, ¿estuvo mal?

Fuera de que no tuviéramos la madurez para establecer una relación formal…

¿La rechazada era yo?

X, Pasó

Años después en primero de prepa un niño un par de años más grande comenzó a llevarse mucho conmigo. Hablábamos casi diario y nos teníamos mucha confianza, pero yo nunca había salido con nadie. Con mi gran falta de experiencia, obviamente no sabía en qué momento “hablar con alguien” pasaba a ser 
"HABLAR CON ALGUIEN" + *emoji coqueto*, así que cuando me invitó al cine un día, en mi mente fué como organizar un plan cualquiera con un amigo; hasta que alguien me dijo que era una cita.

¿Qué?

Entré en pánico, me dio migraña, etc. Cuando llegué al cine, ahí estaba él. Llevaba una camisa, jeans y mocasines, se había puesto mucha loción y sus ojos brillaban de emoción.

Se me hizo un hoyo en el estómago
¿Cómo decirle, que no era un date, porque a mí no me gustaba?

 Media película después me dio la mano. Haciendo un esfuerzo enorme por no brincar de mi asiento, esperé 10 segundos para quitar la mía delicada y cortésmente. Una semana después le dije que me agradaba pero no de ese modo y sentía muchísimo si eso lo lastimaba.

Lo lastimé, y me sentí como un monstruo por meses.

Acababa de toparme con mi primer caso de NICE GUY;  ese niño que es muy bueno, amable te dice que sí a todo, parece perfecto, pero no inspira ninguna clase de chispa.
Poco después conocí al niño que les conté en IG Stories, 6 años más grande con ganas de comerse al mundo. Era un hombre y yo una niña sin intenciones de darle lo que quería. Sin embargo, al parecer eso lo atraía más y durante 4 años no ha sido más que un lobo, EL TOXIC BACHELOR, siempre sabiendo exactamente qué decir y cuando decirlo, carismático y amigable, que ronda esperando su oportunidad.

TODAVÍA

Un par de meses después conocí a alguien de quien orgánica y lentamente me “crushe” y no digo enamoré porque no creo que haya sido eso, pero me ilusioné. Fue la primera vez que me ilusioné con alguien y no solo creí sino que esperé que llegara a algo más. 
Salimos, y esa es hasta la fecha una de las mejores citas que he tenido; duró horas. Llegamos al restaurante a la hora del brunch y nos fuimos cuando comenzaban a servir la cena; y yo no daba crédito de lo bien que la había pasado. Me hacía reír, su hermana era mi amiga, en fin, todo parecía ser perfecto.

Pero hasta ahí llegó

Después de eso, me seguía hablando como si nada, juguetón, coqueto, interesado, pero nada concreto, así que confundida por el mixed message, decidí confrontarlo.

“Me gustas, PERO NO ESTOY LISTO PARA ALGO SERIO”

Así fue como conocí al niño con COMMITMENT ISSUES.
Me costó mucho superarlo. Lo veía todos los días; y era de esas personas que parecen tener un poder sobre ti. Aquellos, que en el momento que te dan señales de vida, pareces no poder resistirte a ir a su encuentro o lo que sea. Así era con él.
No sé cómo pude creer que iba a ser mi primer beso.

YEP THAT’S RIGHT

Siempre he creido que todo ese rollo intimo se tiene que dar con alguien que te gustar en serio. 
Nada que ver con religión o castidad, sino con proteger mi corazón (por cursi que suene), para mi salir es una oportunidad para conocer a alguien. 

LITERALMENTE SALIR

Ir a cenar, al cine y después por un café, a pasear al parque, o algún plan creativo, pero nada más.
Ese momento llegó hasta que cumplí 19. 
Conocí a alguien y después de un par de salidas… Pasó.
No voy a mentir… 
I DIDN’T GET THE FUZZ
Fue TE-RRI-BLE. 

Me dio muchísima pena, me reí como idiota de los nervios y no sabía qué onda con nada. Pero cuando se dio cuenta, me abrazó y me besó en la frente. Y con eso me perdí.
Creí que había sido especial, hasta que en la siguientes salidas me dí cuenta de que mencionaba demasiado a su ex y después, cuando yo estaba de viaje se volvió a involucrar con ella.

Estaba devastada, para mí había sido importante mi relación con él, y él tenía EX - ISSUES. 
Igual y fui su intento de re-bound no se, pero me hizo sentir fatal.

Después de eso entré a la Universidad.

LAND OF EXCESS

Repleto de Toxic Bachelors, Bad Boys and all of the above, y donde los besos se reparten practicamente como saludos por la calle.
Algo que respeto totalmente e incluso me ha hecho pensar que igual y soy demasiado old school en un mundo que ya no se presta.... Y que si el niño es perro lo será en la primera o en la octava cita te beses o no con el, pero como si esa incógnita no fuera suficiente me topé con el repentino brote de la brecha entre 
“los solteros” y “las parejas”.
Biológica y socialmente en la Universidad entramos en una etapa en la que ya somos adecuados para relaciones serias y donde la brecha entre “los solteros” y “las parejas” se vuelve abismal. ¿Cuantos no hemos perdido amigos a ambos lados de esa batalla?
Y digo batalla porque la relación entre ambos gremios es una guerra fría, en la que muchos solteros repudian la idea de estar en una relación, mientras que si te preguntan que si sales con alguien y respondes que no, la respuesta es una cara triste y un “no te preocupes, ya llegará”

NO ESTOY PREOCUPADA… 

¿DEBERÍA DE ESTARLO?

*ENTONCES SE PREOCUPA*

POR QUE SIENTO QUE ESA PRECISA RESPUESTA ES PURA PRESIÓN

Veo muy pocas relaciones a mi edad que funcionen sin problemas. Las que funcionan reciben mi completo respeto y admiración, pero aquellas que están llenas de inseguridades respecto a la otra persona, que si sale con sus amigos y te engaña, que si habla con su ex, que si su familia no te respeta, que si coquetea con otros.
Hacen que me pregunte:

¿Vale la pena estar con alguien así?
¿Lo hacen por no estar solos?
¿Por pertenecer al otro gremio?

El gremio de los que consideran que una relación los hace maduros y tener un futuro más claro, o como un amigo me dijo el otro día:

“Que ya no tienes que buscar”

No puedo negar que a veces ser de las amigas solteras no es mi hit.
He salido con niños, pero no sé si he tenido muy mala suerte o es normal en el proceso tropezarte con tantos sapos.
Lo que sí sé es que no estoy dispuesta a aguantar muchas de las cosas que mis amigas aguantan, no sé si por amor o por miedo a la soltería.

Siempre he tenido el sueño de que la persona que decida compartir su vida conmigo lo haga como un igual, como mi amigo, como mi roca, porque no creo que se trate del superhéroe ni de la damisela en peligro o la strong-independent-woman-who-don’t-need-no-man sino de encontrar a alguien con las mismas ganas.
No importa que duremos 2 días, 10 años o toda la vida, simplemente que tengamos las mismas ganas de estar en esa relación y lo demos todo.

La encuesta que hice en Instagram era con la intención de sacar estadísticas y no escribir un post basado puramente en mis experiencias, complementadas por andar maratoneando Sex&TheCity y sentirme demasiado identificada (en medida claro está). 
Y lo que descubrí es que la mayoría nos sentimos así. 
A los 20s, 30s o 40s, una gran mayoría (70% de los encuestados) ha sentido presión social por estar en una relación. 70% ha sentido que tiene que bajar sus estándares, 90% ha sentido que el timing es un factor decisivo, mientras que el 70% se ha encontrado con alguna persona con COMMITMENT ISSUES. Y todos tenemos un caso en el que no salimos con una persona, que técnicamente no fue un ex, pero que fue un EX – CASI.

No se qué tanto este post es para ustedes y que tanto para mi, porque lo que entendí con todo esto es que aunque ya reuní mucha información, la verdad es que no se nada de la vida.
Como les dije en el último post, mi vida adulta esta empezando y creo que el drama también hahha

Lo que tengo claro respecto a relaciones es esto:

No voy a bajar mis estándares.

Tengo 21, estoy soltera y está bien.

No me interesa formar parte de un gremio ni recibir condolencias en forma de sonrisas y falsa empatía.

Tengo que confiar en que el universo tiene un plan (aunque solo sea para mi salud mental)

Y tengo que enfocarme en mi vida, en desarrollarme en todos lo ámbitos que pueda y crecer como ser humano, porque BAD BOYS, NICE GUYS O ISSUES (of all sorts) GUYS, siempre aparecen cuando menos te lo esperas.

Ya veremos qué pasa…
Gracias por leer mis locuras y por todos sus mensajes. Me hicieron reír mucho y fue lindo ver tanto cariño en mis DM’s.


Besos, Roberta

0 comentarios: