Here we go...

9:55 AM Roberta W. P. F 0 Comments


2018.
*RESPIRA HONDO*

El 2017 fue algo así como una visita a la playa….
Por la mañana todo esta soleado, hay música, risas, todo es lindo mientras chapoteas en el mar hasta que…

PUM

Te revuelca una ola.
Te sumerge y arrastra sobre la arena áspera, se te mete el agua a la nariz y no sabes ni como, cuando o a donde ir; pero de pronto, ya estás de vuelta en la superficie.
En su retirada te deja abatido, confuso, incómodo, empapado. Pero de pronto tomas un respiro hondo,  miras a tu alrededor y te das cuenta de que ya casi no hay música, las risas son pocas a esas horas de la tarde y el sol está por desaparecer en el horizonte. Ya no quema, ni la atmósfera es tan vibrante, pero el momento es más que perfecto; quizá incluso mejor que antes, te sientas en el camastro, pides una piña colada y te acomodas para ver el atardecer.
Así fue mi año.
Empezó tecnicolor, seguido de mucha estática para terminar sin filtro, bello y real.
Las vacaciones para mí son esenciales para recargar las fuerzas y regresar a mi centro.
MI CENTRO

Nunca he sabido bien que es eso… Pero desde hace un par de años comencé a llamarle así a esos periodos de paz interior.
Ya saben, el momento que llega tiempo después de que pasa el día del examen para el que tanto has estudiado, te peleas con una amiga o cortas con alguien en el que las cosas se arreglan o le das vuelta a la hoja… Pero eres por fin libre.                                                                            
Y no es que no lo fuera, pero estaba muy estresada con la Uni, dejé de ir al gym, deje de preocuparme por lo que comía, estaba en un tratamiento médico cuyos efectos secundarias me traían hiper-sensible emocionalmente y eso aunado a mi resultante intolerancia a todo y a todos, y le puse fin a muchas tonterías, dramas adolescentes (Si, en plena Universidad, porque la gente no madura) que no deberían de haber sido tan importantes pero que fueron las gotitas que derramaron el vaso en lo que ya era mi caos cotidiano. Estaba agotada y me sentía algo sola. Me permití ser la víctima y me retraje.                                                                                          Pero salimos de vacaciones y se acabó. Entré en ese estado en el que tu mente deja por fin de pensar en el asunto y puedes hacer las cosas que te gustan sin tener algo molestándote en segundo plano.

MI CENTRO

Usualmente me tardo un par de semanas en llegar a eso, pero este último mes decidí desconectarme de TODO e invertir mi energía en mis hobbies.
Leí, pinté, escribí, empecé un bullet journal (google it es como una agenda interactiva) fui de shopping, pase tiempo de calidad con mi familia y vi series a más no poder.
Me construí una paz a base de placeres de la que no quiero salir. Literal.
Pero hoy regresé a la Universidad, y debo admitir que estaba aterrada. Aterrada de que esta burbujita que tanto trabajo me costó construir fuera demasiado frágil para lo que hay afuera y que con una sola miradita pesada se fuera a quebrar. Pero aun así, por otro lado, este año me emociona.
No se cómo explicarlo pero siento que el 2018 va a ser grande.                                                                   
No sé si es mi amor por los comienzos. Amaneceres, lunes, la primera hoja de un cuaderno nuevo o este 2018 realmente viene con una energía diferente.
Pero lo veo como el primer año de mi vida adulta, llena de posibilidades pero aún con muchísimos capítulos sin escribir y cosas sin experimentar.
Hoy llegué a mi primera clase como el primer día hace casi 2 años sin conocer a nadie. Después de tanto drama quería empezar de cero y para el segundo periodo ya estaba conversando plácidamente con un grupo de desconocidos muy agradables.
Dicen que lo mejor que puedes hacer después de caerte del caballo es volverte a subir. No esperar, no dejar de hacerlo hasta que sientas que es el momento, sino hacerlo en el momento y ya.
Este año planeo hacer eso. No pensarla tanto, aventarme y darme cuenta de que de verdad no todo es decisivo en esta vida. Tu meta y tu propósito son parte de TU vida.
Si alguien quiere acompañarte en ella bien… 
Sino, MÁS PARA TI

Happy 2018!


Les deseo todo lo mejor para este año… que decreten y cumplan todo lo que se propongan.

Roberta 

0 comentarios: