UNITED STATES OF XANAX

12:00 AM Roberta W. P. F 0 Comments



Digamos que ayer subiste una foto a IG, la comentaron 10 amigas y tiene 100 likes. 
¿Cómo te sientes? 

*WUUUUUU*

*YAS QUEEEEEN*

*SLAAAAAY*

EJEM... EJEM... 

¿Esta cool, no?

Por otro lado, ¿Qué pasa si subes una hoy, tiene 20 “me gusta” y ningún comment?
Tengo amigas que hasta las borran. 

*SE SIENTE FEITO*

PERO, SI A TI TE GUSTABA…
¿CUÁL ES LA NECESIDAD DE BORRARLA?

Hoy en día documentamos absolutamente todo lo que hacemos: a donde vamos, que y en que restaurantes comemos, con quien, a qué hora, si estamos felices, tristes, cansados, el clima, el tráfico, la dieta, el antojito, la fiesta, el sing along en el antro, el sing along en el coche...

TO-DO

Sería inútil declarar que no soy totalmente adicta a esto, porque sinceramente me encanta, pero mis últimos posts en redes así como esta nueva forma de conectar con ustedes a través de las encuestas, me han llevado a analizar lo que las redes sociales nos hacen sentir desde Facebook hasta Whatsapp.

#OVERTHINKEANDO-ANDO...

(Ya me voy a acuñar el término hahaha)

El universo digital se ha convertido en algo así como un diario colectivo; porque cualquier persona puede ver nuestra actividad minuto a minuto si así lo desea.
Still, ¿Nunca se han sentido excluidos o inconformes con la vida que llevan por todo lo que ven en redes sociales?
No les han pasado por la mente mil y un preguntas de ¿Cómo es que sus amigos tienen fiestas increíbles cada fin, desayunan hot cakes con berries todos los sábados, tienen los amigos más guapos y los viajes más extraordinarios y frecuentes? O hasta ¿Por qué tienen 10,000 seguidores si no hacen más que subir selfies con el filtro de perrito de snap?

Y aunque muchos tenemos la noción de que nuestro scroll mañanero en Instagram no es más que una fila interminable de fotos sobre producidas que sean “naturales”, aspiracionales y 1000% envidiables, all at once… Nos afecta. 

IT'S ALL FUN & GAMES... HASTA QUE TE PEGA LA ANSIEDAD

Y LA ANSIEDAD

ES CABRONA

*PARDON MY FRENCH*



LAS REDES SOCIALES HAN SUPERADO Y DERROCADO NUESTROS SENTIMIENTOS DE CONECTIVIDAD HUMANA

Todos nos hemos preocupado por la cantidad de "amigos" que tenemos en Facebook aunque no hablemos con la mitad, nuestros seguidores en Instagram, likes en fotos o visualizaciones de las historias y basamos el sí deberíamos de haber subido ese contenido, en torno a las cifras.

BUSCAMOS CONECTAR

Estamos tan ensimismados buscando la foto perfecta que combine con el feed, el caption más ingenioso y el mejor efecto; ahnleando presentarnos mejores, más felices y exitosos de lo que nos sentimos, que nos aislamos y nuestra única forma de conectar con otros es a través de esta validación externa sin la cual nos sentimos desamparado, rechazados e inadaptados. 

Es tan serio, que a estas alturas un like de tu crush puede pasar por flirteo, así como que tu amiga no comente lo guapa que te ves puede pasar como traición. 

Por eso borran sus fotos si no tienen likes. 
Por eso nos pone nerviosos que nuestra mejor amiga no le haya dado like a nuestra última foto.                              
Por eso cuando Sarah Fader una consultora editorial de Brooklyn de 37 años twitteo el año pasado, que acababa de mandarle un mensaje a un amigo para ver si pasaba a visitarlo mientras aparecía en línea en Whatsapp y este no le había contestado inmediatamente haciéndola sentir que ya no quería una amistad con ella seguido del hashtag #ThisIsWhatAnxietyFeelsLike fue retwitteado más de 10,000 veces convirtiéndose en uno de los tweets más virales de la historia. (El caso salio en el New York Times) 
¿La conclusión de aquel artículo? 
Si no padeces de ansiedad en el 2017 algo malo pasa contigo

GENERACIÓN D
Ese debería de ser nuestro nombre, por los altos niveles de depresión que los Millenials y los miembros de la generación Z padecen por todo esto.

UNITED STATES OF XANAX 
ESO SOMOS AHORA

Somos los más inadaptados, los más torpes en cuanto a habilidades sociales se refiere y los más ocupados en hacerse branding.

“ERES UNA MARCA, CUIDALA Y CONSTRUYELA”

Siempre me ha gustado esa frase porque la interpretaba como presentarte, vestirte, educarte y conducirte para ser la persona que quieres ser y que los demás te perciban de esa forma.

Pero en algún punto nos perdimos y comenzamos, como cualquier marca, a crear un aura de fantasía alrededor de nuestra verdadera imagen. En lugar de compartir momentos comenzamos a propagar generadores de rabia, envidia, estrés y misterio para que cuando la gente le de double tap a nuestra foto piense: ¿Cómo es que viaja tanto, se mantiene tan flaca o se viste tan bien? Quiero su vida.

PERSONAL BRANDING 
Esta fiebre, es una moneda de dos caras iguales: Nos encanta producir nuestras fotos, pero ver una publicación similar nos hace sentir que nuestra vida es mediocre comparada con la del @InstaSTAR
¿Por qué creen que hay cuentas de Instagram a la venta que se cotizan en miles de pesos?
Somos seres visuales y nos enriquecemos con experiencias. Crecemos cuando viajamos, vivimos a través de imágenes y nunca nos conformamos por completo, he ahí los pilares sobre los que está construido este mal que nos aqueja.
No quiero decirles que dejen de subir sus noches de fiesta y mil fotos. 
Si tienes talento para lograr cuentas combinadas y atractivas explota tu creatividad, tener buen ojo es todo un arte. 
Pero tratemos de no apanicar cuando nuestra foto favorita no recibe miles de likes, ni cuando el crush o bestie no te contesta al segundo… Igual y no puede o esta cansado.

Dejemos de vivir a través de una pantalla. Dejemos de buscar validación por parte de otros. 
Si te gusta la foto de tu perro subela... Es tu espació, tu visión y tus gustos. 
¿Que te importa lo que piensen los demás?

*NOTE TO SELF

Como cualquier adicción, vamos a padecer la abstinencia, pero si no le ponemos un alto a esta necesidad, nos va a consumir.

Roberta Woodworth

0 comentarios: