THINK PINK

7:52 AM Roberta W. P. F 0 Comments


Si me siguen en IG (@myvintagearmoire) ya se dieron cuenta de que estoy pasando por lo que la comunidad artística se denominaría como "un periodo rosa"
No entiendo en que momento empecé a migrar de mi amado negro a este. 


ROSA

Cuando era chiquita, lo detestaba con todo mi corazón. 
Era el color preferido de TODAS las niñas, menos de las que eran muy "alternativas" y les gustaba el azul. Bueno, pues como siempre, yo era la rara y a mi siempre me ha gustado el verde.
Selva, militar, esmeralda, pero siempre verde.
A diferencia de muchas nunca fui fan de los brillitos, ni del terciopelo, ni el ballet ni el rosado.
Para mi eso era demasiado cursi; y hasta hace algunos meses tenía la misma mentalidad al respecto. 
Con los años he desarrollado un estilo y mis tonos predilectos siempre suelen ser más sobrios por no decir oscuros. 
Sea la temporada que sea es muy común verme vestida de negro, verde, burgundy o camel. Siempre he expresado que para mi la ropa se trata de proyectarte a ti mismo y los colores oscuros me atraen porque siento que evocan elegancia, confianza y un halo de misterio. 


IGUAL Y ES MI DARK SIDE HABLANDO

SI, YO SERÍA DE SLYTHERIN

Pero por alguna razón, desde hace algunos meses he migrado al tan aclamado Millenial Pink de la temporada. 


ESTE ASUNTO
ME TIENE EN SHOCK

Alessandro Michele y Miuccia Prada nos han motivado a perderle el miedo con total looks en sus colecciones de otoño, sacándolo de su habitad natural en la primavera al estilo de Pucci, Armani y 3.1 Philip Lim. 
Hace poco explicaba Elizabeth Doupnik en WWD que la clave está en no interpretarlo como girly o abiertamente femenino, sino como todo lo contrario.
La verdad es que no soy de los que asocian colores, actitudes o incluso piezas con una expresión de genero. 
Por mi si eres un hombre que quiere usar tacones... 
YOU DO YOU BABE. 

De hecho, jugar con lo que se considera tipicamente masculino y femenino se me hace la clave para crear una estética mucho más sofisticada, seas hombre o mujer. 


Pero el rosa se me hacía sin chiste. Sin punch y sin embargo ahora, viendo la versatilidad que tiene. Presente en trajes, jerseys, vestidos de noche, sudaderas ha cambiado la imagen que tenía de que era un tono soso y remilgado. 

En fashion week todo el mundo traía algo rosa, en un año en que las t-shirts exponen abertamente la lucha feminista, llevar una pieza rosa es una declaración silenciosa acerca de lo poco que importan las distinciones de género. 
Se le ha dado un nuevo significado a este color, refinado y al mismo tiempo irreverente.
Si una mujer usa un sueter rosa, ¿Que estará diciendo?
Y por otro lado, ¿qué estará diciendo él?

QUE SE VE BIEN

QUE SE VE CHIC

QUE 
¿A QUIÉN LE IMPORTA?


Si el rosa fuera comida sabría a algodón de azúcar, si fuera un animal sería un unicornio, en pocas palabras, una pieza rosa es EYECANDY, o como diríamos en español, un "caramelito" para nuestro guradarropa. 

Enjoy, aquí si se vale empalagarse.


Roberta Woodworth


0 comentarios: